¿Alguna vez te has planteado sacar a tu gato a pasear?

Yo me animé a sacar a mi gato Cucho (@cuchifruti en Instagram) a explorar porque observé desde el primer momento que donde más le gustaba estar era en el jardín. Así que decidí comprarle un arnés e ir poniéndoselo todos los días un poco, hasta que se acostumbró y pudimos salir al exterior. Desde entonces, intentamos salir todos los días y cada día le gusta más.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no a todos los gatos les gusta pasear, pero desde mi opinión es algo que todos los gatos deberían tener la oportunidad  de poder probar.

Así que vamos al lío:

Consejos básicos para sacar  a tu gato al exterior con seguridad.

Visita al veterinario.

Antes de nada, es esencial tener las vacunas en regla, así como desparasitación tanto interna como externa. Y si tu gato aún no tiene microchip, es el momento de acudir al veterinario para ponérselo.

Arnés antiescape.

El siguiente paso, es el más importante y es el de la elección del arnés y nunca collar porque éste podría llegar a estrangularles.

Los gastos podrían ser descendientes del mismísimo Houdini, así que de ahí radica la importancia de elegir un buen arnés antiescape. Desde mi experiencia, los mejores son los hechos a medida o aquellos que podemos ajustar tanto del cuello como del contorno del pecho y debe quedarles apretado pero sin llegar a hacerles daño.

Practica primero en casa.

Una vez que tenemos el arnés, empieza el entrenamiento dentro de casa. Pónselo todos los días un poco y ve aumentado progresivamente el tiempo a medida que se sienta a gusto con él puesto. Puedes ayudarte de estímulos positivos como las caricias o las chuches.

Que no cunda el pánico si los primeros días, tu gato se tira al suelo, se cae de lado o cosas similares, porque es lo más normal y sinceramente nos les pasa absolutamente nada.

Cuando veas que tu gato, está totalmente acostumbrado al arnés es el momento de introducir la correa. Ésta puede ser fija o extensible, aunque al principio se recomienda extensible o si es fija que sea de pocos metros.

Paciencia, paciencia y más paciencia.

Cada gato es diferente y a algunos les costará poco y otros necesitarán más tiempo. Pero si tu gato lucha, se enfada, bufa o en definitiva se estresa cada vez que le pones el arnés es el momento de abandonar la idea.  Si por el contrario, tu gato cada día está más cómodo con el arnés y la correa, es el momento de salir al exterior.

Salir al exterior con la correa.

El gato debe llegar hasta el área elegida dentro de una mochila o trasportín con el arnés y la correa puestos, además esto le servirá para ir acostumbrándose a los diferentes ruidos.  Y ante cualquier peligro nos servirá para poder meter rápidamente a nuestro gato en un lugar seguro.

Se recomienda, que los primeros paseos sean en zonas alejadas, sin ruidos, con poco tránsito de personas y de otros animales para evitar que nuestros gatos se puedan asustar y tener una experiencia negativa.

Últimas recomendaciones

Los gatos marcan el ritmo del paseo, no tires  de la correa y deja  que vaya explorando a su aire. Todo les resultará nuevo y querrán oler y observarlo todo.

Háblale con mucho cariño y también está bien recompensar con chuches y caricias.

Enseñar a un gato a pasear con correa no es algo que suceda de un día para otro, pero al final sucede. Y como todo lo relativo a los gatos, sucede cuando ellos quieren y se sienten a gusto.

Nuestros gatos nos dan mucho a cambio de nada, así que se amable y  se paciente. Al final podrás disfrutar con él de unos paseos agradables y marcados por una colita bien alta síntoma de que pasear les hace felices.

Nos vemos en Instagram

Por último y no menos importante, si quieres encontrar inspiración y más consejos, te recomiendo que sigas la cuenta de Instagram @pasearnoshacefelices.

 

Sonsoles Martín (la humana de @cuchifruti en Instagram)